domingo, 6 de diciembre de 2009

El minero y la carne fresca.

El titulo puede sorprender un poco, pero es que el comportamiento que vamos a tratar de describir en este post recibe en nombre de "Davian behaviour".
Parece ser que esta definición suave de la necrofilia viene dada por un antiguo mito o leyenda minera:
There was an old miner named Dave
who kept a dead whore in his cave
You have to admit
He hadn't much wit
But look at the money he saved!

Este comportamiento, de intento de cópula con ejemplares muertos ha sido descrito para anfibios, roedores, y aves.
En nuestro caso afecta a los sapos, que no parecen distinguir claramente entre objeto vivo y muerto. Cosa bastante habitual en ellos, ya que se han descrito apareamientos interespecificos con ranas, sapos corredores y salamandras.
Cuando las nutrias depredan sobre los sapos pueden consumirlos totalmente, dejando lo que parece un guante.

Sin embargo, las hembras suelen ser consumidas parcialmente, aprovechando unicamente las extremidades inferiores, dejando el resto del cuerpo con los huevos que son toxicos.
 

Pues los machos en su frenesi sexual no parecen distinguir entre hembras vivas y hembras muertas, apareciendo machos en amplexus con hembras parcialmente consumidas.

Este comportamiento, al margen de lo meramente anecdotico, abre varias cuestiones. Parece que la falta de respuesta de liberación en la hembra provoca el agarre, pero generalmente se asume que es el movimiento el que genera la aproximación del macho. Pero en este caso no existe movimiento del cadaver, que se encuentra apoyado sobre el fondo de la laguna.
Existe otro tipo de problemas añadidos, ya que el intentar el apareamiento con una hembra muerta se convierte nuevamente en una trampa ecológica. El macho pierde oportunidades de aparearse con hembras vivas, y además presenta una mayor vulnerabilidad al ataque de los depredadores, como en este caso la nutria.

 


3 comentarios: